Con pretexto de ‘atrapar’ al “Chapo”, Ejército y Marina ESTÁN DISPARANDO contra ciudadanos

19-07-15 Chapo vuelve a liderar Cártel de Sinaloa

“Un día comenzaron a llegar varias personas que vivían por aquí cerca, dijeron que estaban huyendo de los marinos, que iban caminando y matando gente, desde el aire también lo hacían, y al poco tiempo también a nosotros nos tocó, pero llegó peor, porque dicen que aquí se oculta el Chapo Guzmán, pero entonces que lo maten a él, o que nos interroguen y esculquen si quieren, pero que ya dejen de dispararnos”, declara a Revolución TRESPUNTOCERO Ramiro Llamas, poblador de Cosalá.

Poco después que Guzmán Loera fue localizado por Estados Unidos, en la sierra entre Sinaloa y Durango, la comunidad de Cosalá fue invadida por Ejército, Marina y Policías Federales, y aunque a inicios de octubre pasado las Fuerzas Armadas negaron que buscaban al capo, a finales de ese mismo mes, el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, confirmó que los operativos militares en la zona serrana de ese estado del noroeste de México y del vecino Durango tenían como objetivo la captura de Guzmán Loera.

Quienes padecieron los embates de los operativos, fueron los pobladores de poco más de 13 comunidades de la región, las cuales fueron sitiadas, principalmente, por elementos de la Secretaria de Marina, quienes han desatado en forma imparable los operativos y el constante fuego cruzado han forzado el desplazamiento de más de 500 personas. “Aquí todos los días mueren varios, porque todos los días hay operativos, la Marina actúa como si en cada persona muerta va encontrar al Chapo, a ellos se les escapó y es a nosotros a quienes viene a ultimar, como si fuéramos culpables, son los elementos con sus acciones que quieren meter en la cabeza de la gente que sólo por vivir aquí ya somos delincuentes.

Es por eso que aquí en Cosalá a la muerte la acompaña la desaparición forzada, a cada posible sospechoso, según juzgue (arbitrariamente) la Marina lo levanta, si nosotros sabemos que es inocente y no sabe nada, más las fuerzas armadas que están constantemente acechándonos, pero lo hacen, porque quieren inventarse ‘testigos’ y culpables, para hacer como si trabajaran”, denuncia Llamas.

Cosalá es una de las comunidades más lejanas de la sierra, los pobladores se sienten en el abandono por la distancia que los separa de las dependencias, además que pocos quieren realizar el recorrido sinuoso para llegar hasta ahí, por lo que los pobladores temen aún más por su vida, ya que aseguran que si “la Marina nos quiere ultimar, nadie va escuchar nuestros gritos y nadie verá nuestros cadáveres”.

“En Cosalá en las últimas semanas pasó lo mismo que en toda la sierra entre Sinaloa y Durango, cada que hubo un operativo los helicópteros comenzaron a pasar muy cerca de los techos de las casas, para ese momento las patrullas y camionetas ya habían arribando y tenían las armas desenfundadas, siempre disparando sin ton ni son, aunque uno en esos momentos piensa que su casa será buen refugio, las balas están dirigidas a cualquiera, por eso aquí vivimos con miedo y estrés, porque no se sabe cuándo van a volver los ataques y la muerte, o que nueva ‘estrategia’ se le ocurrirá a los oficiales de Marina”, agrega Llamas.

Por su parte el activista comunitario Mario Alvarado comenta a Revolución TRESPUNTOCERO que “Cosalá se convirtió en un polvorín, esas son las graves consecuencias que surgieron por parte del gobierno federal, quien envió a sus fuerzas armadas a adueñarse de la vida de los demás y usarlos para cubrir sus errores.

En la comunidad, la Comisión Nacional de Derechos Humanos, ha escuchado innumerables e inminentes violaciones a Derechos Humanos, sin embargo por ahora solamente se levantan quejas, ante la escalada de violencia  provocada por las Fuerzas Armadas, se necesitan acciones mucho más efectivas y urgentes, porque la nueva ola de asesinatos y tortura en contra de sociedad civil es imparable”.

Según el activista, aunque muchos de los desplazados están volviendo a su casa porque “ya se comprobó” que es esa zona no se encuentra Guzmán Loera, las amenazas de nuevos operativos son latentes ya que, “Cosalá, Sinaloa, es una zona clave donde la abundancia de los cerros, provee los mejores escondites de los narcotraficantes. La Marina se quedará de forma permanente en esa zona, aunque no quieran o no vayan a encontrar a Guzmán Loera, sino porque ya tienen una base en dicha región, es decir ya se apropiaron de esas tierras y no se van a mover.

Los pobladores saben que cuando sobrevuela una avioneta, es porque en un pequeño rato aparecerán los helicópteros y comenzarán a disparar desde el aire, porque son estos los que siempre abren fuego, disparan a todo lo que se mueve, a los dueños de ranchos les han destruido carros y parte de sus casas, como sucedió en El Águila, poco después aparecen en cuatrimotos y terminan de destruir los vehículos a los que dispararon primero”, comenta Alvarado.

En El Águila, los pobladores han logrado salir y librarse de la muerte porque escaparon a los cerros, y aunque se comunicaron con el 066 para pedir ayuda, al decir que habían sufrido un ataque por parte de la Marina, se les aseguró que en ese caso no podrían ayudarles.

“Los pobladores no pueden ni siquiera pedir ayuda, porque los marinos pueden rastrear en qué parte del monte están escondidos al encender sus celulares, ellos rastrean la señal y los helicópteros se dirigen al punto y nuevamente cubren la zona a balazos, para eso usan sus drones, para exterminar a la población inocente, pero sorpresivamente no les funciona igual con Guzmán Loera, cuando la gente logra comunicarse, la ayuda es negada porque cualquier autoridad le tiene miedo a la Marina”, puntualiza Alvarado.

A su vez asegura que si la Marina hubiera trabajado y cumplido con su deber en forma correcta, no habría emitido disparos y ejercido violencia, ya que fácilmente pudo revisar las propiedades, ya que ninguno de los propietarios temía que lo interrogaran, porque eran inocentes, en todos los operativos del mes pasado, muchos pobladores de Cosalá escaparon a los alrededores de la ciudad, donde inician los cerros, el monte y la vegetación es más espesa, algunos no han regresado y los familiares esperan que los visitadores de la CNDH ayuden a su localización y no dependan de una “recomendación”, ya que no creen que el gobierno esté dispuesto a colaborar, “cuando él fue quien ordenó que mataran a cualquiera, nosotros queremos decirle a Peña Nieto y a los secretarios de las Fuerzas Armadas que en Cosalá somos gente de paz, no somos delincuentes, ellos a fuerza nos quieren echar la culpa y hacernos pasar por gente mala; ya no aguantamos más, Marina sigue en nuestras tierras aunque sabe que ‘el capo’ no está aquí”, comenta Llamas.

Los pobladores cansados de los abusos padecidos por parte de la Marina, han realizado manifestaciones, exigiendo respeto a su dignidad, ya que aseguran que cuando se responde “no sé”, a cualquier pregunta sobre Guzmán Loera, son agredidos y golpeados, y aunque quieren hacerles entender que ni siquiera lo conocen, en represalia ‘inventan’, que atraparon a un ‘culpable’ y después llegan las imputaciones.

“Hace meses mataron a mi hijo, lo vieron, entraron y lo mataron, ni siquiera se pudo defender, con todo el poder político que los cuida inventaron que era narcotraficante y cuanto delito se les ocurrió, jamás tendré justicia, ellos saben que están protegidos y por eso llegan y matan donde quieren, sin miedo a que serán castigados, porque eso jamás pasará.

No podemos dar respeto a instituciones corruptas, que en la tele dicen estar de lado del pueblo, pero solo aparentan, porque mientras tanto se la pasan matándonos, y encubriendo al narco, Peña Nieto es cómplice de los marino y militares asesinos y violadores, tenemos tanta rabia guardada, tanto sufrimiento, ya no podemos tolerar, queremos que las fuerzas armadas se larguen de nuestras tierras ya.

Nosotros no queremos tomar las armas como en Guerrero o en Michoacán, pero si siguen asfixiándonos ya no teniendo qué perder, nos vamos a levantar y todos nuestros muertos y los muertos de Peña Nieto serán solamente su culpa, asesino por omisión y por acción, porque sabe que han quemado carros y casas, han dejado a la gente de un día para otro sin nada, todo lo que construyeron con trabajo la Marina y el Ejército lo ha acabado, que tenga presente el idiota presidente que no queremos pelear, pero él nos está obligando, si el pueblo se enoja vamos a tomar las armas, porque unidos ya estamos”, asegura a Revolución TRESOUNTOCERO Pablo, un padre que perdió a su hijo.

Por su parte el Presidente de la Comisión de Defensa de Derechos Humanos de Sinaloa, Leonel Aguirre Meza, asegura a Revolución TRESPUNTOCERO que uno de los poblados pertenecientes a Cosalá que aún se encuentra ‘asegurado’ por la Marina es El Limón, el cual está a siete horas de distancia del municipio, siendo difícil y complejo llegar hasta allá, no se sabe en qué circunstancias se encuentran exactamente los pobladores, ya que ahí padecieron gran número de violaciones a derechos humanos, por parte de los elementos de esa secretaría.

“Por el momento se cree que se ha detenido un tanto la violencia por parte de la Marina, y eso solamente porque se dice que existe certeza que no está por aquí la persona que buscan. Sin embargo no podemos negar los daños que causó esa persecución, como ejemplo tenemos el poblado El Verano qué fue uno de los que más resintió las violaciones a derechos humanos ya que estuvo sitiado por los elementos, quienes no permitieron entrar, ni salir a ninguna persona, tuvimos que llegar nosotros como Comisión para mediar, para que la Marina tomará conciencia y los dejará salir de la zona”, comenta Aguirre.

Quien asegura que los graves daños a la población civil se ven reflejados en las numerosas quejas existentes por maltrato, sumado a la desaparición de una persona, de quien no han sabido sus familiares desde hace poco más de 20 días y aunque han pedido a las autoridades colaboren en su búsqueda o información si fue detenido, nadie ha informado nada.

“Sobre todos estos hechos, cometidos por la Marina, se emitió una recomendación tanto al gobierno de Durango, como al de Sinaloa y a ambos Congresos, para que se coordinen las instancias y les brinden atención de primer nivel a los desplazados de manera forzosa por los elementos, ya que no ha habido una ayuda que verdaderamente garantice seguridad para ellos.

En cuanto a nosotros, como Comisión defensora de Derechos Humanos, también hemos sido castigados, con el presupuesto que el Congreso del Estado nos otorgó, (200 mil pesos), el gobierno de Sinaloa no quiso entregarnos esa cantidad. Pero no realizaremos ningún tipo de reclamo, simplemente es necesario darlo conocer para que haya una evidencia que en lugar de apoyarnos para que nosotros sigamos protegiendo los derechos de la población, nos reprimen por hacerlo, negándonos un recurso que es nuestro”, puntualiza Aguirre Meza. (Revolución3.0)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s