“Todos contra todos”: Se ‘DESMORONA’ Gabinete que Salinas le impuso a Peña

Cuando nada sale bien y los problemas rebasan la capacidad de los gobernantes para resolverlos, afloran los rencores, las acusaciones y las frustraciones. Eso es precisamente lo que sucede en el gabinete de Enrique Peña Nieto: todos se culpan entre sí y buscan que alguien asuma los costos de lo que pasa en el país, porque a la historia nada se le escapa y pronto serán juzgados por la sociedad. Por ahora, a mitad del sexenio, cuando se han cumplido 3 años y debería mostrarse un gobierno fuerte y sobre todo eficaz, lo único que hay son rupturas y odios entre los hombres más cercanos al presidente, porque nadie quiere ser responsable de lo que sucede. Dos de los funcionarios más cercanos al primer mandatario –que aunque no tienen el mismo nivel ambos gozan de toda la confianza de Peña– mantienen distancia y una gran desconfianza entre sí por las decisiones y el trabajo que cada uno realiza. Se trata del secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, fuerte aspirante a la candidatura presidencial priísta, y el subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, el rudo Luis Miranda, quien aspira a gobernar el Estado de México. Otro conflicto permanente se da entre quienes guardan y gastan los centavos,  Hacienda y Banco de México (Banxico), aunque éste no alcanza a ser una confrontación directa entre sus titulares. El enfrentamiento tiene su origen en los desencuentros respecto al modelo de política económica que no se sobrepone a los intereses personales de los dos personajes que ocupan estas carteras. Los que sí viven un fuerte diferendo son Claudia Ruiz Massieu y el nuevo encargado del combate a la pobreza, José Antonio Meade, porque la canciller culpa a su antecesor y a su equipo más cercano del grave problema que heredó por la emisión de pasaportes y el pésimo manejo de la información confidencial de millones de mexicanos contenida en una base de datos que ha salido de la seguridad de las oficinas de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), lo que le ha valido tantas críticas a su nueva titular, quien considera seriamente revocar el millonario contrato (por más de 1 mil millones de pesos) que Meade otorgó al conjunto de empresas lideradas por Veridos México para proporcionar dicho servicio. Y para rematar, brevemente comentaré que hay una auditoría y una investigación en curso sobre el cochinero que dejó la experredista Rosario Robles en la Secretaría de Desarrollo Social en los 3 años que estuvo al frente, sobre todo por los contratos asignados a empresas y universidades para realizar estudios sobre la pobreza, los cuales dicen que fueron pagados anticipadamente y hasta ahora no aparecen por ningún lado, lo que hace presumir al equipo de Meade que o Robles se los llevó, como hizo con todos los muebles de la oficina principal, o simplemente nunca se hicieron. Pero de esto ya daremos más información. (Contralínea)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s