¿Cómo MANIPULA Bilderberg la política mundial?

Bilderberg: ¿seleccionan a nuestros políticos?‏.

Cuando se trata de las reuniones secretas/discretas de las élites financieras, empresariales, políticas y tecnócratas del mundo en las conferencias anuales de Bilderberg, una crítica común de los teóricos de la conspiración y otros es que el grupo pre-selecciona a los principales políticos – presidentes y primeros ministros son seleccionados en privado, creando de antemano las posibles elecciones que se les presenta a la población en general bajo la falacia de una elección libre de votarlos cuando, en realidad, esa libertad se encuentra determinada a priori.

Los participantes de Bilderberg siempre han negado este encuadre, lo que sugiere que los participantes de Bilderberg simplemente invitan a los políticos que parecen tener un futuro brillante delante de ellos.La verdad es que lo que sucede es una mezcolanza de ambos. Bilderberg invita a los políticos que parecen tener un futuro influyente en sus respectivas naciones, pero su asistencia en las reuniones (en función de su capacidad de impresionar a los miembros de Bilderberg y participantes) puede tener en sí misma una influencia muy importante sobre su futuro político. Y el por qué de esta propiedad simétrica se debe a que los industriales, banqueros y magnates de los medios asistentes tienen el valor individual y el poder colectivo sobre los procesos políticos en gran parte del mundo occidental.

Por propia esencia, las principales ideologías que dominan el grupo son un absoluto compromiso a la globalización corporativa y financiera, el apoyo de un orden mundial liderado por Occidente así como el siempre espaldarazo al avance y a una mayor institucionalización de la gobernanza global. Los políticos que comparten puntos de vista similares son más propensos a ser invitados. Como ex presidente de Bilderberg  explicó a Etienne Davignon , “automáticamente alrededor de la mesa [de reuniones] se tiene a internacionalistas” que apoyan la integración europea, la OMC (Organización Mundial del Comercio) y la cooperación transatlántica.

El resultado: los invitados políticos que impresionan a los miembros e invitados que asisten a través de discursos o contribuciones a los debates es probable que obtengan el apoyo de algunos de los individuos y de las instituciones más poderosas del mundo. Esto no es una garantía absoluta de éxito político con vistas de conseguir el cargo más alto, pero hay numerosos ejemplos de políticos cuya asistencia puede haber proporcionado apoyo- o incluso una fundamental  influencia en su llegar a un cargo más alto.

Como ex miembro del Comité Directivo de Bilderberg, Denis Healey explicó en  una entrevista con The Guardian: “Bilderberg es una forma de reunir a los políticos, industriales, financieros y periodistas. La política debe involucrar a personas que no son políticos. Hacemos un punto de reunión para conseguir que los políticos más jóvenes que obviamente están subiendo, se reúnan con financieros e industriales que les ofrecen sabias palabras. Aumentando la probabilidad de tener una política global sensata”.

Por supuesto, la noción de lo que es “sensato” está claramente sesgada hacia políticas que beneficien a los intereses y objetivos de los financieros e industriales.

Los Factores de Thatcher y Clinton

Un buen ejemplo de esto es el aumento de Margaret Thatcher. En 1975, cuando Thatcher se convirtió en el líder de la oposición en el Parlamento británico, fue invitada a la conferencia Bilderberg de ese año. Un artículo del Financial Times de aquel año escrito por C. Gordon Tether señaló que Thatcher y otros participantes británicos “participaron – en compañía de un puñado de la banca británica y los jefes industriales – en ‘conversaciones completamente privadas sobre los problemas del mundo” con la mayoría de la élite de la comunidad empresarial internacional – los super-capitalistas”.

El artículo observaba que “si Bilderberg no es una conspiración, se estaba llevando a cabo de tal manera que bien parecía una buena imitación de una”.

Jon Ronson entrevistó  a un miembro de Bilderberg (que se quedó en el anonimato) que había invitado a Thatcher a la reunión. El ex miembro de Bilderberg recordó que Thatcher se había sentado en silencio durante los primeros dos días de la reunión, lo que llevó a algunos participantes a “refunfuñar” sobre esta señora que “no ha dicho ni una palabra”.  Así que el miembro de Bilderberg habló con Thatcher y luego “al día siguiente, de repente, se levantó y se pudo ver a una Thatcher especial durante tres minutos … La habitación estaba aturdida. Como resultado de ese discurso, David Rockefeller y Henry Kissinger y el resto de los estadounidenses se enamoraron de ella. La trajeron a América, la llevaron en limusina y la presentaron a todos. “Cuatro años después, Thatcher era primera ministra y su reinado dejó un legado de privatizaciones,  neoliberalismo y el beneficio para los poderosos.

Pero Thatcher no es el único político que alcanzó grandes alturas después de asistir a una reunión de Bilderberg. Bill Clinton fue invitado a la reunión de 1991 en Alemania cuando era el gobernador de Arkansas. Dos años más tarde sería el presidente de Estados Unidos. Clinton fue invitado por su amigo y miembro del Comité Directivo de Bilderberg, Vernon E. Jordan Jr., una figura importante en el ente corporativo de Estados Unidos, que años más tarde fuera conocido como el  “confidente más cercano” del presidente Clinton.

Como el  Washington Post informó  en 1998: “Muchos gobernantes tratan de entrar en esa escena; Clinton fue tomado en serio en esa reunión solo porque Vernon dijo que estaba bien”.

Vernon Jordan  más tarde recordó  que después de que Bill Clinton ganara la elección presidencial y se convirtiera en presidente, “el comité de dirección de Bilderberg vino a Washington en enero, yo llamé al presidente y le dije: ‘Sr.Presidente, ya están aquí “- y llegó al hotel Four Seasons, y los europeos sentían que ellos lo poseían, ya que se reunieron con él cuando era totalmente desconocido”.

Moldeando Canadá, Estados Unidos, el Reino Unido y más allá …

Entre los políticos canadienses que asistieron a las reuniones de Bilderberg antes de que se convirtieran en primeros ministros se encuentran Pierre Trudeau, Paul Martin, Jean Chrétien y Stephen Harper. El ex primer ministro británico Tony Blair  también había asistido antes de convertirse en primer ministro del Reino Unido. Prácticamentetodos los presidentes  de la Comisión Europea asistieron a las reuniones de Bilderberg antes de ser nombrados.

En 2004, como John Kerry fue candidato a la presidencia en contra de George W. Bush, un potencial compañero en la carrera presidencial, John Edwards, fue invitado a hablar en la reunión de Bilderberg de ese año. De acuerdo con  un informe en el New York Times , John Edwards “habló tan bien en un debate sobre la política estadounidense … que los participantes rompieron las reglas de Bilderberg para aplaudir antes del final de la sesión”. Un amigo de John Kerry  que había asistido a la reunión recordó que el discurso de John Edwards “fue importante … No tengo duda de que Kerry tuviera en cuenta el discurso de lo bien que lo hizo”. Poco después, Edwards fue elegido como compañero de Kerry (aunque claramente no ganaron la elección más importante ese año).

La Influencia de Bilderberg en Obama

De hecho, fue un miembro de Bilderberg, James A. Johnson, un prominente ejecutivo de una empresa estadounidense, el que aconsejó a John Kerry para tal elección de compañero. Y  en 2008 , el mismo Johnson “fue el encargado de encabezar la búsqueda del compañero de Barack Obama”.  Tal como el  Financial Times informó  en Mayo de 2008, James Johnson fue nombrado “para encabezar un comité secreto para realizar una lista para el compañero de [Obama] como vice-presidente”.

Del 5 al 8 de Junio de 2008, Bilderberg se reunió en Chantilly, Virginia, coincidiendo con la campaña entre Barack Obama y Hillary Clinton para ganar la nominación presidencial. Como es típico durante la temporada de campaña, los candidatos viajaron con un séquito regular de periodistas. Pero en la noche del 5 de junio, tras un mitin de campaña en Bristow, Virginia, la comitiva de prensa de Obama fue “llevada lejos a Dulles Airport, a las afueras de Washington DC, para abordar un vuelo a Chicago”, como  CBS informó .

La prensa esperó en el avión de Obama, que se les dijo que estaba haciendo entrevistas con reporteros locales. Después de una hora de espera, el piloto informó a la prensa que el avión estaba a punto de despegar, sin Obama a bordo, lo que llevó a muchos periodistas a pensar que “habían sido engañados”.  Robert Gibbs, director de comunicaciones de Obama (y posteriormente secretario de prensa) informó a los periodistas en el avión que Obama decidió quedarse en Washington para “reuniones”, aunque se negó a decir con quienes se reunió. Gibbs explicó: “No fue un intento de engaño en modo alguno, son simplemente reuniones privadas”. Poco después de que el avión aterrizara en Chicago, Gibbs informó a la prensa que Obama se había reunido con Hillary Clinton,  aunque no hay detalles de la reunión o dónde tuvo lugar.

En ese momento, se especuló que tanto Obama como Clinton  asistieron a la reunión Bilderberg que estaba teniendo lugar. Aunque nunca fue confirmado, la pregunta sigue siendo, que por qué dos días después de las “reuniones privadas” Hillary se retiró de la carrera y Obama se convirtió en el candidato presidencial. Más tarde, como presidente, Obama le dio a Clinton la Secretaría de Estado.

En el verano de 2012, John Kerry asistió a la reunión de Bilderberg, y pasó a reemplazar a Hillary Clinton como secretaria de Estado de Obama en su segundo mandato.  Forbes señaló  que la asistencia de Kerry a la reunión de Bilderberg puede haber ayudado a su selección como secretario – señalando también que Mark Carney (Canadá), había asistido a su primera reunión de Bilderberg en 2011 cuando era gobernador del Banco de Canadá y fue invitado de nuevo en 2012 cuando asistió junto al canciller británico de Hacienda, George Osborne. Después de un par de meses de la reunión, Osborne renunció y Carney fue nombrado como el Gobernador del Banco de Inglaterra – la primera vez que un ciudadano no británico fue designado para dirigir la institución.

Justo antes de ser nombrado Presidente del Consejo Europeo en 2009, el político belga Herman Van Rompuy asistió a una “cena secreta”  del Comité Directivo del Grupo Bilderberg  “para promover su candidatura”. Él fue invitado por el entonces presidente de Bilderberg Etienne Davignon  y entre los miembros que asistieron, grandes financieros e industriales así como figuras influyentes como Henry Kissinger. Van Rompuy impresionó a la audiencia. Luego  desempeñó el cargo de Presidente del Consejo Europeo 2009-2014.

Asistir a Bilderberg no es una garantía de un cargo más alto, pero a menudo puede apoyar un rápido ascenso al poder del Estado para los políticos que impresionan a los miembros e invitados en las reuniones anuales. Como explicó Etienne Davignon , el Comité Directivo del Bilderberg “hace todo lo posible para evaluar quienes son los brillantes nuevos chicos o chicas  en la fase inicial de su carrera que quieren darse a conocer”. (PeriodismoAlternativo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s