¿2015 Fue el ‘FIN’ para la MERETRIZ más ‘cara’ de México?

Al iniciar el tercer año de Gobierno, La Gaviota tiene “un pie fuera” de la Presidencia de la República.

A la mitad del sexenio, la historia de amor entre el Presidente Enrique Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera Hurtado, pasó de ser un capital para ganar confianza a uno de los puntos más críticos en la imagen del Gobierno federal. El relato romántico tan notorio en los días de la campaña rebasó su propio molde. En lo público, la esposa del Presidente ha asumido un estilo que la muestra a veces aburrida en los actos oficiales, lejos de las causas sociales que de manera tradicional han asumido otras esposas de los mandatarios mexicanos. No fue un buen año para la pareja presidencial; sobraron los rumores y los señalamientos. El Presidente lo supo en septiembre pasado, cuando desmintió una posible ruptura: “Mi esposa y yo nos preguntamos: ¿quién ha dicho esto?, ¿a quién se le ocurrió que tenemos problema alguno?”, dijo. “Mi señora y yo eventualmente nos reímos, nos divertimos […]. Han sacado un video, que me desdeñó mi esposa, que me ignoró, verdaderamente sacado de contexto… Si me preguntas cómo está la relación con mi esposa, extraordinariamente bien…”

El viernes 25 de abril, el sitio digital de la Presidencia de la República retiró la imagen y biografía de la Primera Dama, Angélica Rivera Hurtado, un hecho que para los analistas significó algo más que la reestructura de una página cibernética: la pareja de Los Pinos estaba en crisis.

Un suceso fue el antecedente del supuesto distanciamiento del matrimonio. Rivera Hurtado no quedó conforme con el hecho de ser ella quien defendiera la adquisición de la llamada  “Casa Blanca”, la multimillonaria mansión de los Peña-Rivera en Las Lomas de Chapultepec. El video en el que sostiene que ganó la propiedad con el fruto de 25 años de trabajo en Televisa; pero omite el desglose de sus ingresos y la declaración de impuestos ante Hacienda, fue para los ojos de muchos su peor actuación.

A querer o no, la aparición videograbada fue el punto de quiebre en el relato público de los habitantes de la residencia oficial de Los Pinos. Atrás quedaron los días de campaña cuando anunciaron su romance y empezaron a vivir un cuento de hadas que en lo extraoficial no era más que un plan para ganar popularidad.

Alfredo Paredes Zamora, experto en Estrategias de Comunicación, de Capitol Consulting,  piensa que la esposa del Presidente tuvo una pérdida de popularidad que no ha sido reparada y ello explica sus actitudes y posturas corporales que reflejan encono y hartazgo en su papel público.

Si la explicación de la “Casa Blanca” correspondió a una estrategia de comunicación, ¿qué falló? Armando Cuspinera, ex productor de televisión en el Canal Once y la Televisión Independiente de México, piensa que el ingrediente que malogró el ejercicio fue la actuación de ella. “En su tono no escondió la molestia que fue interpretada como muy suya. Una molestia con el sistema que la obligaba a aparecer, con una fuerza política que la forzaba”.

En diciembre, otra imagen de Angélica Rivera abonó al supuesto distanciamiento en Los Pinos. Durante la instalación del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes con el que se podrá contar con una base de datos para medir las acciones gubernamentales para ese segmento poblacional, ella fue captada con un gesto evidente de aburrimiento. “No pudo ser más paradójico. Ella es la encargada de la asistencia social que incluye justo a los niños mexicanos. Políticamente su aburrimiento está completamente fuera de lugar”, exclama Paredes Zamora.

Son pocas sus apariciones, pero cuando las hace, Rivera Hurtado se muestra alejada de la imagen de esposa leal y dulce que mantuvo en la campaña. Parece no importarle que se le juzgue. Su ser político ha pasado a segundo plano. Pese a que el Gobierno federal lleva tres años de gestión, ella no ha informado cuál será la causa social que enarbolará desde el Sistema Nacional para el Desarrollo Infantil (DIF), como lo hicieron sus antecesoras.

En cambio, su imagen es la de una mujer superficial, ocupada en el alto consumo. Era abril, en Los Pinos se preparaba la fiesta de graduación de la Preparatoria de dos de las hijas de la pareja. Sofía, hija de Angélica Rivera, y Paulina, hija de Enrique Peña Nieto cumplieron la mayoría de edad casi al mismo tiempo. “Mamá Gaviota” como la llamó la revista Quién en una entrevista fue captada mientras recorría un centro comercial de Beverly Hills de Los Ángeles, California, donde adquirió artículos de lujo para las vástagas que habitan Los Pinos y ella misma. Elementos del Estado Mayor Presidencial, un cuerpo de élite, las esperaban.

Jorge Bernal, conductor del programa de Espectáculos “Suelta la Sopa”, de Telemundo, presentó el video de Rivera Hurtado en Beverly Hills con estas palabras: “A pesar de las críticas que ha recibido el Presidente Enrique Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera, ellos aparentemente continúan cometiendo los mismos errores sin importarles la crisis en la que se encuentra su país, México, y tampoco el qué dirán. Fíjense que tenemos imágenes exclusivas de ‘La Gaviota’ derrochando dinero en una de las boutiques más prestigiosas y en la zona más cara de Los Ángeles, y la pregunta es: ¿De dónde salió ese dinero para pagar sus lujos? ¿De su cuenta personal o del bolsillo de los mexicanos?”

Habían transcurrido apenas días de que la revista Hola le dedicara a Rivera Hurtado 21 páginas de su viaje a Inglaterra en el que acompañó en una visita de Estado, al Presidente de la República. El artículo llevó como título “El esplendor de la Corte Británica al servicio de sus invitados, Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera” y relató la forma en que vistió la Primera Dama de México. La calificó de “estilosa”.

Sobre Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, la versión oficial indica que su unión se debió al tino de Cupido. El romance habría iniciado en cuanto se vieron por primera vez para trabajar en la campaña de los 300 compromisos cumplidos por el entonces mandatario estatal. El relato extraoficial es que su unión fue resultado de un arreglo para que aparecieran como los protagonistas de un cuento de hadas en revistas de sociales y programas de espectáculos. Así, el ejercicio del Gobierno ganaría credibilidad y confianza.

Pero transcurridos tres años de Gobierno y con este relato romántico por lo alto, la aprobación de los ciudadanos hacia el Primer Mandatario no despuntó. Cuando el 26 de septiembre de 2014, 43 normalistas de la Normal Superior Raúl Isidro Burgos desaparecieron en un camino de Iguala, Guerrero, la gestión presidencial se desplomó ante la credibilidad de los ciudadanos. Al cerrar el año, los índices de aprobación marcados por casas encuestadoras como Mitofsky y GEA-ISA no pasaron el 40 por ciento.

En cuanto a Angélica Rivera, el 70 por ciento de un grupo de encuestados no confía en ella.

Ante este paisaje, el binomio político-actriz  pasó de ser un capital a uno de los puntos más críticos del Gobierno federal. Supuesto o no, fabricado o cierto, el cuento de hadas se rebasó a sí mismo. Los observadores vieron que falló la fórmula del binomio político-actriz. Apenas un día después de que la Presidencia retirara la imagen de Angélica Rivera de su página, las revistas del corazón y redes sociales reproducían imágenes de la boda entre la cantante y actriz Anahí Puente Portilla y el Gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello. Al enlace, que se había anunciado majestuoso, asistieron sólo 100 invitados. La fecha y la hora del matrimonio se habían mantenido en secreto. El Gobernador y la actriz ya no eran tan llamativos.

Lo que siguió fue una feria de desplantes entre la pareja que ocupa Los Pinos, un discurso corporal que fincó en las redes sociales la idea de la crisis. Durante la visita de los reyes de España a México, del 29 de junio al 1 de julio, en el museo de Guadalupe, en Zacatecas, ella se molestó porque cuando iba a tomarle del brazo, él simplemente la olvidó. Poco después, Peña Nieto intentó darle la mano y Angélica Rivera lo rechazó sin disimulo; lo dejó con el brazo extendido, mientras lo recorría de pies a cabeza con la mirada. El 12 de julio, viajaron de nuevo juntos. Esta vez, a Francia. En el itinerario, la celebración del Día nacional de ese país era el motivo principal. Angélica Rivera apareció enfundada en un rojo Benito Santos (diseñador mexicano) y con los labios en carmín. Él, en traje oscuro. Después de saludar al Presidente Francoise Hollande, ella intentó tomarlo del brazo. Ocurrió lo mismo que en Zacatecas: él no lo permitió. Al retirarse del evento, él le extendió el brazo. Ella lo ignoró.

Desde fuera, desde muy afuera, desde la remota distancia que marca la televisión y las revistas, la pareja habitante de Los Pinos ya no es tal. Y si esto se trató de un arreglo, ha llegado el momento de tomar decisiones. Al consultor político Alfredo Paredes Zamora la posibilidad del divorcio de los inquilinos de Los Pinos no le parece descabellada. Por el contrario, lo ve como un ejercicio estratégico de mucha honestidad que ayudaría a incrementar la popularidad maltratada del Presidente. “¿Para qué seguir pagando por un proyecto que sirvió en la campaña, pero que ahora está generando más daños que bienestar?. No pasa nada si se divorcian. Incluso es mejor. En Política, hay que prescindir de cualquier cosa que deteriore la imagen. El binomio político-actriz no sirvió. Hay que ser capaces para quitarlo”.

La vida del Presidente y su esposa no corresponde a un romance del universo de los espectáculos, la sociedad, o la vida común. Se trata de las principales figuras del Estado mexicano. Él es el Primer Mandatario del país y ella tiene encomendada –por lo menos éticamente– la labor de la asistencia social a través del DIF. Sus vidas transcurren sostenidas por un presupuesto gubernamental y habitan una residencia oficial. El politólogo Nicolás Loza de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, hace hincapié en que ellos deben al proceso democrático de un país y están –ambos- imbuidos de política.

Las decisiones y los gastos Angélica Rivera Hurtado no pasan inadvertidos para los ciudadanos si se toma en cuenta el cúmulo de preguntas a través del Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (INAI) que la Presidencia de la República se ha negado a responder con el argumento de que la información es “inexistente”.

En su séptima sesión ordinaria, efectuada el 11 de diciembre de 2014, el Comité de Información de la Oficina de la Presidencia de la República determinó negar la información relacionada con los gastos de la Primera Dama por conceptos de viajes, acompañantes, guardarropa, staff, asistentes, asesores, y maquillistas, según el acta CI/PR/7SO/2014 alojada en la categoría “Información Relevante” del Portal de Obligaciones y Transparencia.

En esa sesión, el comité analizó 15 solicitudes de información de las cuales, siete pedían datos sobre gastos y decisiones de Angélica Rivera Hurtado relacionados con el erario. Las preguntas se desgranaron en cuánto cuesta la vigilancia de la casa de Sierra Gorda (la Casa Blanca); qué lineamiento legal permitió que sus maquillistas la acompañaran a China donde Enrique Peña Nieto realizó una gira de trabajo; así como cuánto ha gastado en ropa y accesorios.

Angélica Rivera, una actriz popular de la televisión mexicana, conoció a Enrique Peña Nieto, Gobernador del Estado de México, en 2008. Él ideaba una campaña publicitaria para promocionar su gestión a través de figuras de la televisión. El tiempo pasó. Un día del mismo año, cuando aún era Gobernador del Estado de México y su nombre estaba entre los suspirantes a la Presidencia, el político le confesó a la dramaturga Sabina Berman y la periodista Katia D’Artigues en el programa Shalalá de TV Azteca que “La Gaviota” y él “eran novios”.

Se casaron en Toluca. Ella, de manera intermitente, lo acompañó en la campaña. En ese entonces, guardó un papel tan discreto que no pronunció ningún discurso. Durante algunos meses desapareció y corrió el rumor de que su propio esposo la había golpeado al grado de enviarla al hospital.

Al iniciar el tercer año de Gobierno, ella está fuera de la página oficial de la Presidencia de la República. (SinEmbargo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s