PEÑA NIETO: El Sexenio de las Masacres

El México en Rojo de Peña: MÁS DESAPARECIDOS, SECUESTROS, HOMICIDIOS 

Organizaciones sociales nacionales y alemanas al inicio de diciembre estimaron que al menos 26 mil personas están desaparecidas y se encuentran vinculadas con el crimen organizado. A mitad del año pasado Amnistía Internacional reportó que 12,500 personas desaparecidas correspondían al sexenio de Peña Nieto.

El secuestro se dispara 52.7% durante la gestión de Peña Nieto. Hasta los primeros 27 meses de gobierno de Enrique Peña Nieto se habían acumulado un total de cinco mil 389 casos de secuestro, mil 860 casos más que los registrados en los últimos 27 meses de gestión de Calderón.

Hasta agosto del 2015 los muertos con Peña llegan a 57 mil 899 en 20 meses; son 14 mil 205 más que en el mismo periodo de Calderón, reveló el Semanario Zeta.

En seis años más de mil 900 mujeres y niñas fueron asesinadas de forma violenta en México y casi la mitad de ellas con armas de fuego. Esto ubica a nuestro país, junto con otras nueve naciones latinoamericanas, entre los 25 países con la mayor tasa de feminicidios del mundo y en el top ten de los que se cometen con disparos de armas.

ATENCO: La antesala del Sexenio de las Masacres

En 2001 Vicente Fox  anunció la construcción de un nuevo aeropuerto en Texcoco, para ello, habrían de expropiarse casi cinco mil hectáreas de terrenos agrícolas. Cerca de 500 campesinos de Atenco expresaron su rechazo. Durante cinco años, hubo hostigamiento y criminalización contra la organización que constituyeron, el Frente de Pueblos Unidos en Defensa de la Tierra. La mañana del 3 de mayo del 2006 decenas de elementos policiacos de Texcoco y del Estado de México impidieron instalar sus puestos a ocho floricultores en la plaza municipal e iniciaron un enfrentamiento. Hubo dos jóvenes muertos, de 14 y 20 años; incontables pobladores golpeados y humillados; muchas casas cateadas, destrozadas por dentro, robadas; más de 200 detenidos con violencia. Hubo 12 pobladores encarcelados por más de cuatro años. Hubo, infamia específica nunca castigada, decenas de mujeres violadas, vejadas y humilladas por las fuerzas policiales de Fox y Peña Nieto. Los responsables dicen que fueron sólo algunos excesos. Nadie ha sido castigado desde entonces. Independientemente de los crímenes arrastras, enriquecimiento ilícito y la muerte de su primera esposa, Atenco marcó el tipo de gobierno que tendría México con el PERRO faldero del sistema, cobarde que sólo sigue instrucciones, títere impuesto que obedece a sus amos, pero al comprarle la presidencia tácitamente también sería el responsable del sexenio de las masacres: Tlatlaya, Ayotzinapa, Apatzingán, Chilapa, Tanhuato y probablemente muchas más que no sabemos o que están por venir…

TLATLAYA: El ‘obediente’ Ejército Asesino, al servicio del poder

El 30 de Junio del 2014, Enrique Peña Nieto  mandó al ejército y Eruviel dijo: “ya chingatelos en calientito, no dejes testigos…” En Tlatlaya, militares ejecutaron a por lo menos 12 personas en un galerón aislado por la noche. La CNDH emitió la recomendación 51/2014 para la SEDENA, la PGR y el Gobernador del Estado de México Eruviel Ávila, por el caso Tlatlaya, se detalló cómo sucedieron los hechos después de haber reunido evidencias, documentos, comunicados y entrevistando a víctimas, testigos, e incluso informantes anónimos dentro de la Marina que estuvieron en el lugar de los hechos. Eruviel dio carpetazo, mandó guardar el caso por varios años y ofreció 50 mdp a familiares de las víctimas para acallar las críticas a nivel nacional e internacional y dejar en la impunidad la masacre extra-judicial de la cual es también responsable.

GUERRERO (AYOTZINAPA, CHILAPA): Desaparición Forzada, el sello del sexenio

“Nos dijeron cállense, ustedes se lo buscaron”, Fuerzas federales participaron en el ataque contra los estudiantes de la normal de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, durante el cual murieron tres normalistas y 43 fueron desaparecidos en una sucesión de hechos conocida en tiempo real por el gobierno federal. El ataque fue orquestado y ejecutado por la Policía Federal, con la complicidad y franca colaboración del Ejército. Un crimen de Estado donde las autoridades de todos los niveles participaron y nadie ha sido castigado. “Hubo levantones, amenazas e intimidaciones y nadie hizo nada por detenerlos”, reclamaron familiares a las autoridades y a la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero; por lo menos 30 personas desaparecieron en Chilapa de Álvarez, unos 300 civiles armados, que se identificaron como “policías comunitarios”, irrumpieron en la ciudad el 9 de mayo de 2015 e instalaron retenes con la complacencia de militares y policías federales y estatales presentes durante los hechos, entre los desaparecidos figuran taxistas, albañiles y comerciantes.

MICHOACÁN (APATZINGÁN, TANHUATO): El centro de operaciones del Narco de Peña

La orden fue clara: “mátenlos como perros”. Los dos ataques ocurridos la mañana del  6 de enero de 2015 en Apatzingán, con saldo de 16 muertos, no fueron obra sólo de la Policía Federal, también intervinieron militares, según se desprende del “parte informativo y de puesta a disposición” contenido en la causa penal 3/2015-I del fuero federal. Algunos militares iban encapuchados y otros vestidos de negro, participaron en el tiroteo,  golpizas, detenciones y la consignación de los 44 civiles desarmados, entre ellos dos mujeres. El viernes 22 de mayo del 2015 un nuevo “enfrentamiento” en Michoacán dejó un saldo de 43 muertos, al igual que en Tlatlaya, se alteró la escena del crimen para disfrazar de ‘enfrentamiento’ lo que fue en realidad otra ejecución extra-judicial: jóvenes con disparos en la cabeza, boca abajo, algunos descalzos o sin playera, con rastros aparentes de quemaduras en pecho y extremidades, varios de ellos desarmados.

JALISCO: El intencional ‘descontrol’ del Crimen Organizado

La estrategia sigue siendo la misma, no la que pelea contra el crimen organizado y no logra minimizarlo, la de fondo, la que permite que el crimen organizado intimide, desplace y aniquile a cientos de miles; hoy el descaro es absoluto, consumadas las reformas no queda más que reprimir y matar a los quejosos, matando dos pájaros de un solo tiro: mantener a los mismos de siempre en el poder y entregar libremente los recursos del país. El Perro Peña Nieto tiene rabia, hay que matarlo antes de que él siga matando a cientos de miles de mexicanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s