DESAPARICIÓN FORZADA: “Estrategia del PRIAN para SOMETER a mexicanos”

Peña y Calderón han utilizado las desapariciones forzadas para intimidar.

Rosario Ibarra ha dedicado los últimos 41 años a buscar a su hijo, desaparecido durante la Guerra Sucia, y a defender la causa de todos aquellos que han corrido la misma suerte de su vástago. Como resultado de esas cuatro décadas de búsqueda, de toparse con el cinismo oficial, la activista concluye que las desapariciones forzadas –que ahora se cuentan por decenas de miles– son un arma de los gobiernos para atemorizar e inmovilizar a la sociedad.

La justicia en México llegará algún día, pero no en tiempos de Enrique Peña Nieto, sostiene la activista Rosario Ibarra de Piedra y agrega que la desaparición forzada es un arma que emplean los “malos gobiernos” para afectar a la sociedad.

“Tengo la certeza de que esto (la justicia para los desparecidos) no sucederá en el actual régimen y tampoco en ningún otro mal gobierno en el que se siga perpetuando la mafia que hoy se ha adueñado de la patria. Los 40 años de exigir el respeto a los derechos humanos y la presentación con vida de los desaparecidos avalan lo que digo”, apunta en entrevista con Proceso, vía correo electrónico.

Añade: “Todos los que hemos sufrido la desaparición forzada de un familiar, ya sea en el pasado o en la actualidad, también hemos vivido el calvario de las mentiras, la hipocresía y la simulación de procuradores, funcionarios de Gobernación, agentes del Ministerio Público, jefes policiacos, jefes militares y presidentes de la República. Todos, grandes maestros del engaño y el crimen”.Con una reflexión sobre sus luchas y reproches al gobierno de Peña Nieto y anteriores, “indiferentes al dolor que provocan los desaparecidos en México”, Ibarra de Piedra, de 88 años, sostiene que el actual régimen encabezado por “el engendro de Televisa”, y el anterior, del panista Felipe Calderón, han utilizado la desaparición como una manera de intimidar al pueblo.“Hoy, igual que hace más de cuatro décadas, los malos gobiernos han ejercido la práctica de la desaparición forzada para atemorizar e inmovilizar a la sociedad. La continuación y proliferación de este crimen de lesa humanidad durante el sexenio de Calderón, con el pretexto del combate al narcotráfico, sumió en el dolor a miles de hogares de toda la República.”La exsenadora y fundadora del Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos de México (Comité Eureka) asegura que ante la indisposición del gobierno de localizar a los ausentes –entre ellos su hijo, Jesús Piedra Ibarra, desaparecido en 1975 durante la Guerra Sucia– y la inexistencia del estado de derecho, los familiares han tenido que organizarse.“Los familias de los desaparecidos de ayer y de hoy hemos sido testigos de cómo la mentira ha cambiado de rostro y de modales, pero sigue siendo una mentira. Hay miles de muertos en el camino, hay muchas trapacerías, hay soberbia, hay corrupción, hay altanería, hay desfachatez, hay simulación”, dice.Subraya: “Muchos hombres y mujeres, viejos y jóvenes, algunos casi niños, han sido asesinados, otros están desaparecidos, mujeres embarazadas. Familias casi completas han sido sacadas de sus casas con violencia brutal, miles de ciudadanos han caído en las garras de la represión”.

Búsqueda incansable

En abril de 1975, Jesús Piedra Ibarra fue secuestrado en calles de la capital nuevoleonesa por un grupo de policías, acusado de pertenecer a la Liga 23 de Septiembre. La Guerra Sucia que en aquella época emprendió el gobierno de México contra grupos subversivos dejó un saldo estimado de 500 desaparecidos.

El lema del Comité Eureka es: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”Y luego de casi 41 años de los hechos, Ibarra de Piedra busca a su hijo, conocido por sus amigos como El Guli, quien al desaparecer tenía 21 años y cursaba el tercer año de medicina.“En el Comité Eureka siempre buscaremos vivos a los desaparecidos; por lo tanto, a mi hijo Jesús Piedra Ibarra, al igual que a los demás desaparecidos, los seguiremos reclamando con vida”.Nacida en Saltillo, Coahuila, Ibarra de Piedra pasó a la historia como la primera mujer que compitió por la Presidencia, en 1982, postulada por el Partido Revolucionario de los Trabajadores, fuerza política que apoyó la causa de los desaparecidos.Los dirigentes de esa organización y la misma doña Rosario consideraron que su lanzamiento como aspirante presidencial ayudaría a la causa, convirtiéndola en un asunto de alcance internacional, propósito que se consiguió. En la elección de ese año Miguel de la Madrid se erigió como el ganador de la contienda.En 1988 el PT volvió a hacerla candidata a la Presidencia de la República. Tras una elección fraudulenta, Carlos Salinas de Gortari fue ungido como mandatario de MéxicoEn días recientes Rosario Ibarra fue nominada para recibir la Medalla al Mérito Cívico Eduardo Neri, que otorga la Cámara de Diputados. La activista agradeció la propuesta, planteada por los diputados de Morena, aunque ya sabía que no le sería otorgada. Si la ganaba, los legisladores reconocerían tácitamente que su mérito era luchar por la vida y libertad de los desaparecidos, un tema relegado por el Estado mexicano.“Me siento agradecida con los diputados de Morena que pensaron en mi persona para tal distinción, pero al mismo tiempo estoy segura de que tal reconocimiento no me será otorgado por la sencilla razón de que la Cámara de Diputados, con excepción de la bancada de Morena y alguna que otra honrosa excepción de algún otro partido, está compuesta en su mayoría por legisladores que se han dedicado a ir torciendo y corrompiendo las leyes para acabar con la libertad y los derechos conquistados”, dijo Ibarra de Piedra antes de que la presea fuera asignada.La medalla le fue entregada al astronauta mexicano Rodolfo Neri Vela.Sobre su condición física, la nominada al Premio Nobel de la Paz señala que está “muy bien de ánimo y de salud”.“Le voy a contestar como lo hago con todas las personas que se preocupan por mí: cuando menos estoy. Tengo 88 años y a estas alturas de la vida los achaques de la ancianidad ya son parte inherente de mi persona.”Añade: “Por prescripción médica ya no asisto a actos públicos y casi no doy entrevistas, pero continúo en la lucha. El amor a nuestros seres queridos, que la violencia del Estado arrancó de sus hogares, hace que mi voluntad, mi ánimo y mi esperanza no decaigan. Sé que algún día habremos de triunfar y la justicia llegará”.

Ibarra de Piedra vive actualmente en la colonia Alta Vista, en el sur de Monterrey, con su hija mayor, Rosario, también luchadora por los desaparecidos. Desde esta ciudad, la activista –quien también ha fungido como asesora de Andrés Manuel López Obrador, líder nacional de Morena– respalda la Casa de la Memoria Indómita, fundada en junio del 2011: un museo que rescata la historia de las desapariciones forzadas en el país y que se ha convertido en un espacio de discusión y reflexión a través de actos culturales y políticos. (Proceso)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s